Make your own free website on Tripod.com

Salud
Principal ] Arriba ] Orígenes ] Técnicas ] Metas ] [ Salud ] Principios ] Actualidad ]

 

 

        Como actividad física que es, el Shorinji Kempo va a actuar sobre el aspecto motriz del practicante mejorando su coordinación, equilibrio, agudizando los reflejos. También con la práctica de técnicas en pareja y randoris (combates) se va a potenciar, sin que nos demos cuenta, la capacidad para tomar decisiones con rapidez.

        La base del Shorinji Kempo es aprender a utilizar nuestra fuerza junto con la del contrario por tanto también se va a desarrollar la sensibilidad necesaria para poder percibir la fuerza del oponente y su posible intención. De esta forma cualquier practicante puede efectuar las técnicas independientemente de la envergadura del oponente.

        Con la práctica regular de las técnicas también se va a mejorar la habilidad y la destreza. Esta circunstancia sólo se aprecia cuando se lleva un cierto tiempo practicando Shorinji Kempo, sobre todo si miramos a nuestros primeros días y recordamos lo patosos que éramos.

        También la vista se va a ver potenciada gracias a técnicas como Happo Moku (mirar sin mirar) que es la forma de mirar para intentar abarcar el mayor ángulo posible de visión (al menos 180º).

        Ni que decir tiene que se van a tonificar y trabajar casi todos los músculos al mismo tiempo que va a ir aumentando nuestra flexibilidad, que se acercará a nuestro límite anatómico.

        Pero lo que más importancia tiene para la salud es el trabajo en el espíritu del que lo práctica. Shorinji Kempo busca la formación de personas equilibradas usando como herramientas la filosofía y el respeto hacia el compañero. En este sentido no existen competiciones entre los practicantes y además siempre que se inicia y acaba una técnica y/o un combate cada practicante saluda al otro con un sentimiento de respeto y agradeciéndole el practicar con él. Con esto se pretende inculcar las nociones de compañerismo y convivencia puesto que el ser humano no vive en soledad y sólo es muy difícil progresar.

        Por último decir que también va a servir para que el practicante descargue sus emociones y tensiones de un modo controlado y con respeto hacia el resto de practicantes. Así cuando un practicante llega a una clase con exceso de estrés y emociones (vamos un poco alterado) es normal ver la cara de enfado con la que entra y la cara relajada con la que sale de la clase.