Make your own free website on Tripod.com

Si vuelas haz ejercicio
Principal ] Arriba ] Alimentos ] A.M. Clásicas ] Fármacos Sospechosos ] El espiritu en las A.M. ] Nosotros y el PC ] Segundo Cerebro ] Si al Ejercicio ] [ Si vuelas haz ejercicio ] Soy muy Torpe ] Wushu y salud ]

 

        En la actualidad han desaparecido las distancias, al menos con el concepto que se tenía antiguamente. Así las largas distancias se han reducido con el uso del tren y del avión, sobre todo con este último puesto que en poco tiempo se recorren miles de kilómetros.

        Esto tan simple puede presentar algún problema para nuestra salud si volamos más de tres horas puesto que el permanecer tanto tiempo sentado no es bueno para nuestro organismo. Además en los viajes largos donde se incluye cambio de horario y por consiguiente de hábitos los trastornos son mayores. Así en las pasadas olimpiadas hubo una persona que se murió cuando volvía de Australia a su casa en Gran Bretaña (total unas 26 horas de vuelo).

        El sueño, el cansancio, la irritabilidad, la deshidratación y otros factores pueden aparecer en nosotros. Además esto se puede ver agravado si hay cambios de altitud (vamos a un lugar que está más elevado o menos que donde vivimos habitualmente) y si hay cambios climáticos importantes con respecto al lugar donde vivimos habitualmente.

        Para evitar males mayores conviene tener en cuenta las siguientes pautas si el vuelo dura más de tres horas:

  1. Un poco de ejercicio durante el vuelo. Es decir no quedarnos sentados todo el vuelo, podemos levantarnos (una buena excusa es ir al servicio aunque no tengamos ganas). Podemos estirar nuestro cuerpo (una buena argucia es ir a mirar algo en el equipaje de mano que hemos dejado en el compartimento superior encima de nuestro asiento).

  2. Procurar no ir con los pies doblados excesivamente. Es decir no meter los pies debajo del asiento ni cruzarlos porque esta posición mantenida durante mucho tiempo dificulta la circulación de la sangre y en caso de que tengamos algún problema circulatorio puede producir, en el caso extremo, un coagulo de sangre.

  3. Beber porque el aire acondicionado del avión puede llegar a deshidratarnos.

  4. Cambiar de postura de vez en cuando para desentumecer un poco el cuerpo, si vas en el asiento de al lado de la ventana aprovecha para mirar por ella de vez en cuando aunque no veas nada.

  5. Cuando te apees del avión si te encuentras cansado no te acuestes inmediatamente. En lugar de eso da un pequeño paseo o si el hotel tiene un gimnasio hazle una visita y ejercítate un poco.

        Una vez en nuestro destino hemos de intentar aclimatarnos lo antes posible y si hay diferencias horarias intentar adaptarnos lo antes posible (por ejemplo si hay una diferencia importante en horas procura dormir cuando llegue la noche aunque tengas un sueño impresionante encima).

        Como podéis ver nuestro cuerpo no se lleva bien con los cambios bruscos, no es lo mismo subir a la cima de la montaña dando un paseo que da tiempo a ir aclimatándose a los cambios que en un avión donde el cambio es brusco y tenemos que darle tiempo a que nuestro organismo se adapte.